Massimo’s Files: “Momentos de Taberna” (Buenas tardes, buenas noches, buenas bananas, malos rones, Hombres añejos -Parte A-)

En el sexto episodio de la segunda temporada de MdT seremos testigos de una charla distendida entre Manita y la muerte, hablaràn de economía, filosofía y señales del futuro. Como dos intelectuales bohemios en una cafetería de Paris. Así de raros son los Hombres Tristes, así de raro es nuestro amado Massimo.

Una mañana Manita despertó sobrio, nosotros aún dormíamos en nuestras casuchas y la muerte aún no había abandonado la taberna. La de la Esquina salió a dar una vuelta por la selva con el bebito al que hacía poco se le había rebautizado como Espíritu Santo, al que enseñaba sus dieciséis idiomas y todas las exactitudes de la magia y las mentiras de la realidad. El Dueño también salió con ellos y en la taberna solamente quedaron Manita y la muerte. Dos filosofías unidas por el ron añejo.

Manita: “¿Sabe que en mi juventud leí tomos de literatura política norteamericana?”

La muerte: “No me diga”.

“Sí, señora. Una de las cosas que más me impactan es la construcción del candidato político. Hablar de un candidato como si fuera un producto es hablar de forma osada, pero real, pues en los últimos tiempos el asesoramiento de la comunicación política parece haberse transmutado en lo que en Estados Unidos se llama political marketing, el saber vender lo político.

La muerte, tocando con sus dedos esbeltos una botella vacía de ron: “El lenguaje demasiado economicista y comercializador de la comunicación política es peligroso”.

Manita, cruzando las piernas cual catedrático: “Y sin embargo se abandona a ella, sin querer, cuando habla de la política contractual: los hombres de la poleis demandan de los ciudadanos una confianza (su porción de soberanía) que prometen no defraudarán tomando unas decisiones destinadas a no escamotear. La construcción del mensaje político se parece cada vez más a la construcción del mensaje comercial: se busca vender un anuncio para poder ganar algo (poder); en inglés: to earn something”.

La muerte, haciéndose un moño con su pelo afro de bailarina con sangre etíope: “Cierto, amigo mío. En la comunicación política el mensaje no es solo el medio para conseguir el fin de vender el producto, sino que es también el producto en sí junto al candidato. El candidato y su mensaje buscan asumir compromisos verificables además de contratables. El mensaje debe parecer y/o ser franco, sincero, pero sobre todo coherente”.

Manita, sorprendido por la gran capacidad de oratoria y retórica de la muerte: “Hacía tiempo que mi desespero no me dejaba en paz, señora. Estoy contento de haberla conocido. Es usted muy intelectual”.

La muerte, complacida por la gentileza de aquel soldado negro retirado: “Ah, Manita, qué gentil es usted. Recuerde que soy la muerte, soy eterna, y en mis adentros fluyen todo el conocimiento humano. Siguiendo con sus comentarios, tiene usted tanta razón: Crear un buen mensaje significa conseguir establecer un marco pensante (o marco de pensamiento, o cuadro mental de pensamiento), un frame, una imagen que no se desalinee con todas aquellas ideas que se busca implantar dentro del receptor. Éste último es, pues, la clave para entender toda construcción de mensaje político: para quién. Dentro de unos años la comunicación política americana estará copada sobre todo por marcos pensantes, por ideas generalizadas, creadas e ideadas (valga la redundancia) por conservadores –partido republicano–, estableciendo frames que los liberales (demócratas) norteamericanos no sabrán contrarrestar. Ahora es todo lo contrario. Desde Franklin que el paradigma está en manos del burro, pero el elefante volverá a reinar”.

Manita, asintiendo: “Se ha estado vendiendo, o mejor dicho, ofreciendo miedo al espectador norteamericano, para así poder movilizarlo ante una determinada posición sociopolítica. No les gusta que la isla haya caído en manos de los Comandantes barbudos. El miedo a estadounidense tiene como objeto al comunismo y al socialismo como los males a batir…”

La muerte, mirándole muy sexy a los ojos: “Dentro de unas décadas, cuando la Unión Soviética sea un espejismo del pasado, serán los reductos de esas dos ideologías –que para el estadounidense medio vienen a significar el mismo ente– además del islamismo y, de forma más generalizada, el Islam, los miedos del imperio. En España, sin ir más lejos, mandarán los socialistas –como lo oye, Manita–, y éstos utilizarán el voto del miedo para movilizar a sus electores y a todo aquél que pueda entender que el partido de la oposición tenía el mismo significado que la ideología imperante en los actuales años de la dictadura del general Franco”.

Manita: “Me está contando el futuro, ¿verdad?”

La muerte, guiñándole un ojo: “Le estoy relatando las dimensiones del mañana, sí”.

Annunci

Informazioni su Churitza

Immersi nella cultura pop sin dal primo giorno di vita, Azione Culturale siamo noi.
Questa voce è stata pubblicata in Massimo's Files, Racconti Brevi e contrassegnata con , , , , , . Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...