Tales of the Herring Wonder #4 -La puta más dulce del mundo- (2 de 4)

La segunda parte ya está aquí, una píldora de Herring Wonder para ir haciendo boca. Ya estamos dentro del burdel, ya no hay vuelta atrás. La madame, el whisky y el sudor frío se apoderan de la situación. Dejarse llevar, eso es lo que nos pide el cuerpo.
Adelante, LDLB se encarga de la cuenta.

La puerta se abrió para recibirme, abriendo un mundo totalmente nuevo para mí. Nunca había estado en un local así, toda mi experiencia putera se limitaba a encuentros casuales por la calle o en algún lavabo sucio de un bar de la ciudad. Me limitaba a recoger zorras baratas y no bellezas de cuerpos esculturales que, por una mamada, cobraban más de lo que cobraba yo en un mes. Ya estaba ahí y no iba a echar marcha atrás. Una vez dentro se me acercó una mujer me mediana edad y se presentó como la madame del burdel. Después de charlar durante un rato y explicarle que no era el típico cliente al que estaba acostumbrada me dijo que no me preocupase. Su local era un lugar donde todo tipo de hombre podría relajarse, obviamente desembolsando una cantidad mínima que, gracias a Dios, llevaba encima. Estaba preocupado, seguía sin estar a gusto del todo ya que no era el típico lugar que los hombres de mi calaña frecuentaban pero aún así, conseguí tranquilizarme tras saborear el primer trago de whisky solo que la madame me había ofrecido. Con un poco de alcohol en sangre volvía a sentirme el dueño de la situación, dispuesto a todo. Después de esperar un rato y ver como iban y venían otros clientes, se me acercó la matrona y me dijo que tenía exactamente lo que había estado buscando toda mi vida. La mujer perfecta para mí, decía. Al escuchar esto solo pude soltar una carcajada sincera. Hacía mucho tiempo que no me reía así. Llevaba toda mi vida hastiado y con solo unos minutos una mujer ya había conseguido encontrar a mi pareja perfecta que encima era una puta. Aunque bueno, visto de esta manera, mi media naranja tenía que ser por fuerza una prostituta. Alguien que se siente solo, vacío y sin nada por lo que luchar en la vida. Incapaz de amar. Eso eramos yo y las putas. Un match perfecto. La madame emitió una risa por lo bajo y me llevó a la habitación donde me esperaba el supuesto amor de mi vida de esa noche. Cuando llegamos ahí me cambió la cara. Mi expresión de superioridad y de burla mutó al instante. No había palabras para describir aquello. La madame tenía una sonrisa de zorro en la cara, satisfecha de lo que había conseguido porque, te lo creas o no, acababa de enseñarme lo que siempre había querido. Acababa de enseñarme la mujer de mi vida.

Annunci

Informazioni su Churitza

Immersi nella cultura pop sin dal primo giorno di vita, Azione Culturale siamo noi.
Questa voce è stata pubblicata in Herring Wonder, Racconti Brevi e contrassegnata con , , , , . Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...