Tales of the Herring Wonder #3 -SPIT- (2 de 6)

La segunda parte es una mini píldora de ácida ironía donde nuestro protagonista seguirá en el intento de conquista de la mujer de sus sueños (más húmedos). Esto tiene muy buena pinta señoras y señores.

La segunda vez que la vi intenté llamar su atención para tantear el terreno y ver cuantas posibilidades reales tenía. No soy muy buen estratega, la verdad es que estas cosas no se me dan muy bien. Parezco un capullo engreído que se cree el dueño del mundo y tal vez lo sea, pero en el fondo, muy en el fondo, soy una buena persona. Creyendo en mi mismo y en que mi buen fondo la atraerían hacia mis brazos en un segundo, decidí ir a hablar con ella. La mirada de indiferencia con la que respondió a mis incesantes intentos de acercamiento me destrozó lo suficiente como hacer lo que todo hombre de dios hace en estos casos: enrollarse con la chica de al lado. Bien, tengo que deciros que eso no es una buena técnica es más, es la peor de todas las ideas. No sé si me frustraba más el hecho de que me hubiese rechazado o que con solo verla dos veces había conseguido hacerme jugar la carta del despecho. Rechazado, despechado y solo. Qué noche más triste. Decidí que había tenido suficiente por ese día y volví a casa con unas cuantas copas de más para hacer el sueño más fácil. Una retirada a tiempo no es una derrota, recuérdalo chico. Los días siguientes los pasé repasando qué podría haber ido mal y di con una solución factible. Si era dura en la cama tendría que ser dura fuera de ella ergo la chica con la que estaba obsesionado era una mala pécora que quería ser tratada como una mierda y una vez hecho esto caía en tus brazos o en el mejor de los casos te escupía en ellos. Menudo gilipollas había sido, ¿cómo iba a conquistar a una chica así con cuatro palabras tontas de manual y creer que a la primera me llevaría a su casa y se dejaría hacer de todo? Bravo por mi. La cosa empezaba a mosquearme mucho porque esa so puta había conseguido que solo pensase en ella. Cada vez que me tiraba a otra chica o me la chupaban pensaba en ella. No podía estar más enfermo. Si hasta obligaba a las amigas que tenía en común en hablar bien de mi con ella cuando ni siquiera sabía exactamente quien coño era yo. Sí, sé que soy patético ¿qué quieres que te diga?

Annunci

Informazioni su Churitza

Immersi nella cultura pop sin dal primo giorno di vita, Azione Culturale siamo noi.
Questa voce è stata pubblicata in Herring Wonder, Racconti Brevi e contrassegnata con , , , , , , , , , , . Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...